Ari Barrios y Carlos Marmen

    A punto de estrenarse la bioserie en la que participa, «Ella soy yo», y con mucho más trabajo por delante, Carlos Marmen se ha consolidado en México como uno de los actores del momento, demostrando su profesionalismo en cada uno de los proyectos en los que ha trabajado desde que llegó a este país

    Por su parte, Arianny Barrios, modelo y conductora venezolana, se ha destacado no solo por su innegable belleza y característico paso sobre la pasarela, sino también por su talento natural frente a la cámara, lo cual la ha convertido en uno de los rostros más buscados cuando del tema de la moda se trata.

    Ambos, Ari y Carlos, se conocieron hace ocho años, aquí en México, y lo demás es historia. Hoy no solo llevan juntos la marca de ropa Carlotina Clothing, sino que su proyecto más importante en común es el personal y en este mes llegarán al altar, reafirmando así el pacto de amor que se hicieron cuando comenzaron su relación.

    Esto y más le platicaron a Suite Social, en entrevista exclusiva desde el Hotel Marquis Reforma.

    ¿Cómo comenzó todo?

    ARI: Nos conocimos aquí en México, hace ocho años; yo acababa de llegar, nos conocimos por medio de una amiga, en una fiesta en su casa. De ahí hicimos amistad, luego fuimos ‘roomies’ y de roomies pasamos a pareja.

    Al principio Carlos no me caía muy bien. Cuando fuimos roomies hicimos amistad, me di cuenta de que le gustaba mucho ayudar y siempre estaba al pendiente de las otras personas, se preocupaba por todas las personas que estaban a su alrededor; esa fue una de las cosas que me enamoraron de él.

    CARLOS: Lo que me enamoró de ella es que tiene mucha clase, obviamente su personalidad, es una chica muy guerrera, es trabajadora, tiene muchas metas. Eso es algo que también nos unió, porque, aparte de tener nuestras carreras separadas, al tener una empresa juntos hemos embonado muy bien y vamos hacia el mismo lado. Es una chica que lo tiene todo, tiene carisma: tiene clase, está siempre a la altura de cualquier situación; y alguien que esté siempre contigo en cualquier situación no es fácil de encontrar.

    ¿Cuál es la actividad que más les gusta realizar juntos?

    ARI: Algo tan sencillo como ver una serie juntos, eso es algo que disfrutamos.

    CARLOS: Los juegos de mesa, somos los dos muy competitivos, ya sea que los juguemos de pareja o entre nosotros dos, no hay tregua en el juego.

    ¿Algo que nunca le hayas dicho a tu pareja?

    ARI: En ocho años, yo creo que no ha habido nada que no le haya dicho.

    CARLOS: Tanto bueno como malo, nos lo hemos dicho todo en este tiempo.

    ¿Cómo fue la propuesta?

    ARI: Ya habíamos hablado antes del tema del matrimonio, pero el tema de realizar una boda implica muchas cosas. Estábamos enfocados en las carreras, hasta que llegó un punto donde ya estábamos más estables en eso y no sabía que me iba a dar el anillo, hasta que lo hizo en Venecia.

    Ya sabíamos que queríamos casarnos, pero no estábamos seguros del momento.

    CARLOS: Nos hubiéramos casado mucho antes, quizá hay mucha gente que se casa para irse a vivir juntos o por familia o cosas así. Nosotros, los dos vinimos de fuera, a comenzar de nuevo aquí en México, y cuando nos casáramos, queríamos hacer una fiesta bien, en forma.

    Fotografía: Arturo Díaz

    ¿Cómo describes a Ari en una palabra?

    CARLOS: Clase.

    ¿Cómo describes a Carlos en una palabra?

    ARI: Apasionado.

    ¿Qué significa el amor para ustedes?

    ARI: Es un conjunto de muchas cosas, es adaptarte a la otra persona, la comunicación, el respeto y la confianza.

    CARLOS: La confianza en la otra persona, estar a gusto con una pareja, ahí empieza el amor. El preocuparte más por la otra persona que por ti, eso lo dice todo; que confíes en tu pareja y confíen en ti es lo importante.

    Ari

    ¿Cómo comenzaste tu carrera?

    Desde muy pequeña mi mamá me metió en escuelas de modelaje, siempre quería meterme en concursos de belleza en el colegio; luego, cuando estuve en la universidad, tuve la oportunidad de participar en un concurso y de ahí me contrató una agencia de modelos y empecé a trabajar en Venezuela.

    Después de graduarme como odontóloga, salió la oportunidad de venir a trabajar a México, con una agencia de modelos y trabajé aquí un tiempo. Después me regresé a Venezuela para participar en Miss Venezuela, que fue una experiencia que me sirvió muchísimo porque también te preparas en otras áreas y después de eso también te invitan a conducir eventos.

    También estoy muy relacionada con el mundo de la moda, por las pasarelas, y tengo mi propia marca y la tienda. Traté de hacer todo esto un conglomerado: me gusta el modelaje, la conducción y la moda; lo que traté de hacer fue hablar de moda. Ahora en Venga la Alegría tengo una participación algunos días a la semana donde hablo de moda, también hago otras participaciones en programas, pero siempre enfocado a la moda, que es lo que más me gusta.

    ¿Qué tan difícil ha sido llegar y consolidarte?

    Lo más difícil es comenzar, establecerte, conocer a la gente indicada. Lo importante es tener muchas ganas y no darte por vencida, tocar muchas puertas. Lo más difícil es comenzar, pero oportunidades en México hay de sobra, la verdad es que la gente es increíble. Si tú tienes las ganas, estás en el lugar correcto y trabajas para lograr tus objetivos, vas a lograr lo que te propongas.

    Fotografía: Arturo Díaz

    ¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción hasta ahora?

    Tener nuestra propia tienda y la creación de un taller, eso nos ha ayudado muchísimo a crecer. Todavía tenemos muchas metas a futuro, pero eso nos ha ayudado a crecer y hemos aprendido orgánicamente de lo que es manejar un negocio, paso a paso hemos ido creciendo, y eso me hace sentir muy orgullosa.

    ¿Qué te falta por hacer?

    Me faltan por hacer muchísimas cosas, todos los días estoy esforzándome un poco más, aprendiendo cosas nuevas y echándole ganas para seguir creciendo; yo creo que el crecimiento es infinito, no creo que haya un día que puedas decir que ya lo lograste. Para mí, siento que falta mucho.

    ¿Qué les dices a las mujeres?

    Empoderamiento femenino, creo que es algo que hemos escuchado mucho últimamente, pero era necesario. Las mujeres tienen que creer en sí mismas, superarse, estudiar, prepararse todos los días y cumplir sus sueños, que siempre tengan metas y aspiraciones, y que sigan creciendo siempre, que se den cuenta de que lo que quieran hacer lo pueden lograr.

    Carlos

    ¿Cómo fueron tus inicios en esta carrera?

    Yo vengo de una familia que no tiene nada que ver con el medio. Cuando mi mamá me llevaba al mercado en el carro, las típicas vecinas le decían que tenía los ojos claros y demás, que me apuntaran en una agencia. Mi madre inocentemente me apuntó en una agencia, ella misma me hizo una foto con un amigo y la mandó a la agencia.

    Mi primer trabajo fue a los siete años para una revista de embarazadas que se llama “Crecer feliz”. Poco a poco se fue dando y comencé a hacer pequeñas intervenciones en series de televisión en España, hasta que tuve mi primer protagónico en una película que se llama “Mi primer y último amor”, que era producción México-española.

    Fue en esa época que decidí meterme más a fondo a la actuación y estudiar. Por las mañanas iba a la escuela normal y por las tardes estudiaba arte dramático. Después, mientras estaba haciendo un protagonista juvenil, conocí a mi representante, hizo contacto con México y fue cuando TV Azteca me trajo, ahí estuve ocho años, hasta ahora, que estoy en Televisa.

    ¿Qué tantas piedras te encontraste en el camino?

    Fueron muchas. Al principio, la familia, porque es un tema que desconocen; al principio les gustaba, pero después decían que tenía que estudiar algo fijo antes de dedicarme a la actuación, porque es difícil tener trabajo continuo en ello. Con 23 años, yo dije que sí venía a México porque eso significaba crecer y así llegué aquí, con sus pros y sus contras, pero las piedras en el camino siempre las he intentado saltar.

    Fotografía: Arturo Díaz

    ¿En qué proyectos te podemos ver próximamente?

    Se estrena en estos días “Ella soy yo”, que es la bioserie de Gloria Trevi; aquí interpreto al director de la discográfica que lanza a Gloria Trevi y fue del poco apoyo que tuvo en su vida, porque ya conocemos la historia. Es el proyecto que se estrena más próximamente, en este agosto.

    Con Open tenía un programa de entrevistas, de estilo de vida y entrevistas, y lo van a relanzar, estaré participando ahí también, llevando la historia digital de la revista a la experiencia.

    ¿Qué papel te falta interpretar?

    A un villano. He hecho villanos, pero solo en unitarios. Me gustaría desarrollar a un villano no solo en un capítulo, sino en una serie más larga y ser un villano fuerte.

    ¿Cuál crees que ha sido tu mejor papel hasta ahorita?

    Recuerdo mucho mi participación en “Vivir a destiempo”, tuve que trabajar mucho mi acento para este proyecto e implicó un cambio físico muy fuerte para el papel, fue un proceso que al principio costó mucho, pero la satisfacción de que la gente te reconozca más como actor que por solo una cara bonita fue algo muy bueno para mi carrera.

    Fotografía: Arturo Díaz

    Verónica Montes

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas