Rompiendo esquemas

    El arquitecto queretano León Higuera fue reconocido, hace apenas unas semanas, con el DNA Paris Design Awards por su Casa Ojiva, un proyecto que desde su creación ha atraído las miradas de propios y extraños por su concepto único de arquitectura en armonía con la naturaleza

    León Higuera se ha destacado rápidamente entre los arquitectos, no solo por la calidad de su trabajo, sino también por sus propuestas novedosas en diseño y construcción, lo que le ha valido el reconocimiento del gremio al que pertenece.

    A la par de estar trabajando en proyectos comerciales y residenciales, Higuera comenzó a desarrollar el que se convertiría en un emblema de diseño y buen gusto. Hablamos de la multipremiada Casa Ojiva, ubicada en San Juan del Río, Querétaro, un proyecto que permite la reconexión de las personas con la naturaleza y cuenta con una arquitectura única que invita a disfrutar del lugar, pues más que una casa se trata de un templo habitable, en el que se puede percibir la armonía del entorno.

    Recientemente, León Higuera ha sido reconocido con el DNA Paris Design Awards, en la categoría Architecture/Housing, lo que reafirma el valor arquitectónico de Casa Ojiva y pone a su creador en el ojo de los mejores del mundo.

    Pero este no ha sido el único reconocimiento que ha obtenido con este proyecto ni será el último, pues Higuera continúa desarrollándolo para poder replicarlo en nuevos lugares.

    ¿Cómo defines tu trabajo?

    Hago proyectos tanto comerciales, como residenciales, pero este proyecto con el que gané es muy mío. No soy el arquitecto que ya tiene su receta y hace todas las casas igual, con los mismos materiales; trato de hacer proyectos personalizados sabiendo quién es mi cliente y qué es lo que busca, sobre ello trabajamos y lo potencializamos para crear una guía de estilo, con armonía, donde todo tenga una coherencia y me gusta más bien explorar dónde va a estar situado el proyecto y de ahí tomar un concepto de su entorno, de una historia, que es en lo que me baso para producir algo.

    ¿Cómo nace Casa Ojiva?

    En el proyecto de Casa Ojiva, a través de estudiar el entorno y de dónde iba a estar situada se hizo el concepto. La naturaleza, la belleza de la imperfección y los materiales crudos son parte esencial de este proyecto. Estamos en una época donde priman los filtros, pero a veces tenemos que aceptar la belleza natural, cómo somos realmente; eso es Casa Ojiva.

    ¿Cuál fue el proceso para ganar el DNA Paris Design Awards?

    Inscribí a Casa Ojiva este año en el DNA Paris Design Awards. Primero me comunicaron que estaba entre los finalistas y hace unos días me dijeron que había ganado este proyecto. En el DNA Paris Design Awards compiten arquitectos y diseñado- res de todo el mundo, los jueces también son de diversos países, la competencia es bastante compleja, ya que hay que cumplir con muchos parámetros para que te elijan. Casa Ojiva ganó en la categoría de Architecture/Housing.

    ¿Qué es lo más difícil de ser arquitecto?

    Me parece que para ser arquitecto tienes que ser muy observador. Hay dos puntos primordiales: uno es entender al cliente, para poder transmitir eso que él quiere en un proyecto; el otro es que tienes que tener un buen gusto y el buen gusto tiene que ser un diseño racional, existen metodologías de diseño que se ven, hay gente que las tiene de nacimiento, por así decirlo, y hay gente que las tiene que trabajar con el tiempo.

    En todo tiene que haber un entendimiento y un equilibrio: en el color, formas, proporciones, etcétera, pero de la idea a la realidad también es un proceso de entendimiento de cómo funcionan los materiales y llegar al producto final es lo complicado.

    Es fácil hacer un render, pero para llevarlo a la realidad también tienes que saber de obra y no solo de modelado y diseño, es un proyecto integral en el que nos ayudamos de otros profesionistas. En el caso de Casa Ojiva, yo hice el proyecto integral en cuanto a obra, diseño de iluminación, diseño de mobiliario, diseño arquitectónico; quise que este espacio fuera muy mío.

    ¿Cuál es el proyecto que más te ha gustado hasta ahora?

    Sin duda es Casa Ojiva, es un proyecto mío y fue algo que hice con base en todo lo que he aprendido en los años que llevo desarrollándome como arquitecto. Fue crear
    un estilo, la configuración arquitectónica de este proyecto es distinta a lo que hay afuera, hay una mezcla entre arquitecturas góticas, contemporánea, artesanal.

    Se formó algo que no estaba visto, eso me llena mucho y sobre todo la energía que transmite, esa es otra parte: que el proyecto te pueda transmitir algo es llegar a otro punto, y la gente que va a Casa Ojiva lo dice. Este proyecto lo hice también para la gente, para que pudiera disfrutar de ella.

    ¿Qué es lo que más disfrutas de ser arquitecto?


    La arquitectura es algo que me fascina, el hecho de que algo que tengas en la cabeza se vuelva tangible es algo indescriptible, el paso de ver un proyecto en una computadora y verlo después materializado es algo único. A veces el proceso es un poco complicado para que se hagan bien las cosas, pero vas creciendo con cada proyecto.

    Artículo anterior
    Artículo siguiente

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas