gratis contadores

    Verónica Montes

    Actriz y empresaria siempre en constante movimiento. Así es ella: una mujer inquieta que todos los días busca una nueva meta por cumplir, tanto en su vida profesional como en lo personal, eso sí, teniendo como objetivo siempre dar lo mejor de sí y compartirlo con todos los que la ven

    Aunque no es mexicana de nacimiento, su corazón sí lo es, y es que eligió México para vivir y desarrollarse profesionalmente. Hoy, consolidada como una de las actrices más reconocidas en Latinoamérica, gracias a su interpretación de papeles como La Condesa, en “El Señor de los Cielos”, o Lizbeth Álvarez, en “La piloto”, Verónica Montes se ha convertido también en una embajadora de nuestro país, ya que promueve la belleza de México y calidad de nuestra gente en cada lugar a donde va.

    Aunque no ha recorrido un camino fácil para llegar a donde está ahora, Verónica reconoce que la profesión que eligió fue la correcta, pues ser actriz y darles vida y personalidad a diversos personajes fue para lo que nació y está preparada para seguir afrontando más retos en el mundo de la actuación.

    Próximamente nos dará otra gran sorpresa con su participación en otro proyecto internacional y la podremos ver interpretando a otro personaje que, estamos seguros, también se volverá icónico y entrará al corazón de los televidentes.

    ¿Cómo inicias en la actuación?

    Nací en Perú y desde los tres años estuve en cosas que tienen que ver con la televisión, como ser imagen de varias marcas y hacer comerciales. Cuando nos fuimos mi familia y yo a Estados Unidos, tenía como 16 o 17 años, empecé con mi primer personaje en la televisión y ahí inició todo.

    Fue un poco complicado porque no conocía a nadie en Miami, yo vivía a una hora de ahí y, entonces, llegar a los castings era muy complicado porque no sabía bien cómo, a veces no llegaba a los castings porque me perdía, no conocía bien Miami y en ese momento no teníamos los GPS y las aplicaciones que hay ahora. Al poco tiempo conocí a una persona que me dio un contacto y me explicó cómo llegar y hacer los castings y llegué, hice el casting para un personaje de una novela y quedé, era una participación muy pequeñita, de tres líneas, pero así se empieza. Estaba muy emocionada por quedar y así empezó todo, con este personaje muy pequeñito.

    ¿Cómo llegas a México?

    Yo siempre veía las novelas mexicanas y a mí siempre me ha parecido, y así es, que el Hollywood latino es México, y siempre quise venir y en esa época estaba estudiando con Adriana Barraza, y me dijo que por qué no me iba a México. Ella me dio un contacto y me atreví a venir, solo venía por un par de semanas para ver cómo me iba en una cita con una televisora y de ahí comencé a tener más citas de trabajo, me volví a Estados Unidos y a las dos semanas tomé mis cosas y me vine a México a vivir.

    Me dieron oportunidades chiquitas al principio, porque tenía que empezar de vuelta, pero en cuanto me dieron La Condesa, en “El Señor de los Cielos”, tuve la oportunidad de que me conocieran en toda Latinoamérica y en México de manera exponencial, y eso me abrió las puertas y las cosas comenzaron a fluir más gracias a eso.

    ¿Cuál es la dificultad más grande a la que te has enfrentado en el camino de la actuación?

    El tener paciencia. Para ser actriz hay que tener paciencia y eso es algo que muchos de los artistas no tenemos. Ahora, ya después de la cuarentena, aprendí a tener paciencia, a esperar, aprendí a que todo llega a su tiempo y que tengo que esperar, pero sí es difícil.

    La paciencia es una parte importante, pero también pasa que vas a 100 castings y no quedas en ninguno y después de 100 castings vas a uno y quedas. Hay que tener paciencia, confiar y ser positivo. En esta carrera hay que luchar siempre, aunque te digan “no”; hay que seguir intentando y preparándose. A veces te puedes frustrar porque recibes muchas respuestas negativas en los castings, pero después te llega
    la oportunidad de tu vida y dices: “Sí, para esto nací”, y es para lo que hay que seguir preparándose y buscando la oportunidad.

    ¿Cuál es la satisfacción más grande que te ha dado esta carrera?

    El conocer a gente de este medio muy bella interiormente, también el tener la oportunidad de conocer muchos países, que es algo que si no hubiera sido por esta carrera no hubiera pasado, y también el vivir en México, porque por esta carrera conocí este país tan hermoso y la belleza de su gente. Le agradezco a esta carrera porque vivo en México y trabajo en México, y me encanta.

    ¿Cuál es el trabajo que más te ha gustado?

    Todos los proyectos en los que he participado tienen algo que me encanta, que fue la razón por la que participé en ellos, pero podría decir que el proyecto que más me abrió las puertas y me dio a conocer fue La Condesa de “El Señor de los Cielos”.

    ¿Cuál es el papel que te gustaría interpretar?

    Hay muchos, pero me encantaría hacer algo de época, me gustaría hacer un papel donde interprete a una agente de policía, investigadora, algo de ese rubro. También, quizá, hacer un personaje extremo, que no tenga nada parecido a mí, porque es un reto actoral y me encantan los retos que me dan en la actuación y estos papeles todavía no me han tocado.

    FOTOGRAFÍAS: Oscar Valle

    Eduardo Urquiza

    Artículo anterior
    Artículo siguiente

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas