Actividad física y la autoestima

    Realizar ejercicio ayuda a la salud mental cuando somos adolescentes

    En algunos países la depresión es la causa número uno por la que los jóvenes atentan contra su propia vida, sin embargo, actualmente existen estudios que informan que complementar el tratamiento contra la depresión con actividad física puede evitar el uso de fármacos en el futuro.

    El planteamiento es que la actividad sirva como un medicamento, pese no solucionará por completo el tema de salud mental, sí puede mejorar en gran medida el estado anímico de quien lo practica.

    Además, se ha demostrado que los niños y adolescentes sedentarios tienen mayores probabilidades de seguir siéndolo en la vida adulta. Bajo este argumento se busca que a través de la actividad física se alejen de las pantallas y del aislamiento para así prevenir la depresión.

    Los adolescentes que practican alguna actividad física desarrollan una mejor autoestima y autoeficacia, autoconceptos que sirven como herramientas que favorecen a la salud mental.

    Un motivo más para comenzar a realizar actividad física es que esta reduce los síntomas depresivos en cualquier etapa de la vida.

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas