¿Pizza saludable? Es posible

    Hoy el mundo está de manteles largos por el Día de la Pizza, esa maravilla gastronómica de origen italiano adorada por todos, pero que no necesariamente debe hacerte sentir culpa

    Pizza, ese platillo italiano delicioso, adictivo, de gran sabor y rápida adquisición, hoy 9 de febrero celebra su día, muy probablemente con irresistibles promociones en establecimientos de México y el mundo donde preparen este manjar gastronómico.

    Y es que, simplemente nos gusta la pizza con queso, ya sean las clásicas de pepperoni, hawaiana, mexicana, napolitana, vegetariana, o ¡de todos los sabores posibles y hasta con 4 quesos!; el detalle está -aunque no para todos- en que muchos de sus ingredientes, por no decir que todos, son poco saludables.

    Si bien hay mínimas excepciones, la mayoría de los ingredientes que componen la pizza son altos en calorías, azúcar y sodio; casi en el 100% de los casos se elaboran con harina refinada blanca, es decir, sin fibra. Además, muchos son altamente procesados y contienen conservantes artificiales, azúcar agregada y grasas no saludables (en forma de delicioso queso). 

    Apenas 100 gramos de pizza de un local de comida rápida tiene ya unas 250 calorías.

    Pero no todo está perdido, darte el capricho de vez en cuando de una porción de pizza de comida rápida o congelada probablemente no afecte a tu peso ni salud; comerlas de forma regular sí.

    La solución: pizza casera

    Si no puedes resistir el antojo constante de una pizza, existen opciones saludables: la pizza casera, en la que tú elijes los ingredientes adecuados para ella, por ejemplo verduras o fuentes de proteínas saludables como el pollo a la parrilla.

    Para elaborar tu pizza casera, algunas recomendaciones básicas:

    • Evita la sal.
    • Mezcla las especias adecuadas para reducir el consumo de la primera.
    • Elige la harina integral, de legumbres, proteína en polvo o vegetales, para la masa. El brócoli , la coliflor y las lentejas permiten obtener un sabor y una textura adecuada para una masa de pizza.
    • Prepara tu salsa de tomate, así, con tomate natural triturado (sin azúcar, ni sal) ¡sé fuerte!
    • Recuerda siempre que en el queso se esconde la grasa saturada. Puedes omitirlo, aunque, seamos honestos, qué es una pizza sin queso. Elige el queso mozzarella; evita el exceso.
    • Evita los embutidos y carnes procesadas. Elige proteínas de buena calidad nutricional: huevo, pollo, atún, tofú y todas las verduras que desees, estas aportan sabor, color, textura y pocas calorías.

    ¡Ya los sabes! Si eliges bien los ingredientes para preparar tu pizza y cuidas con qué la acompañas convertirás este plato en una opción saludable y deliciosa.

    7 beneficios de los pistaches

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas