Amealco, color y tradición

    Nombrado como Pueblo Mágico en el 2018 y siendo reconocido, entre otras cosas, por sus muñecas de trapo artesanales, Amealco resulta una gran opción para quienes gustan del turismo rural, cultural y deportivo

    Ubicado en el polo sur de estado de Querétaro y privilegiado por una situación geográfica muy particular, encontramos Amealco, localidad fundada en el año 1538, presumiblemente por los conquistadores indígenas Fernando de Tapia (Conín) y Nicolás de San Luis Montañez; nombrado formalmente municipio el 8 de abril de 1941 y declarado Pueblo Mágico el 11 de octubre de 2018.

    El municipio de Amealco se encuentra rodeado de verdes parajes naturales y diversas joyas arquitectónicas que están a disposición de todos los visitantes, haciendo de este destino una parada imperdible para todos aquellos que buscan entrar en contacto con la naturaleza y disfrutar de la paz y calma que ofrecen los bosques amealcenses.

    Derivado de su situación geográfica privilegiada, en el municipio de Amealco podemos encontrar una gran variedad de lugares para practicar el campismo, entre los más comunes están las comunidades de San Pablo, Tenazdá, La Beata, El Aserrín, La Laguna de Servín, La Piedad y, en la cabecera municipal, el Cerro de los Gallos, solo por mencionar algunos.

    Amealco también es un sitio muy atractivo para quienes gustan del ciclismo de montaña y senderismo, ya que la orografía del municipio resulta propicia para la práctica de estos deportes.

    El mole de guajolote es el platillo más emblemático del municipio de Amealco de Bonfil. Foto: Especial

    En su cabecera municipal, deslumbra la parroquia Santa María, una construcción de estilo neoclásico cuya construcción inició en 1775 y finalizó hasta 1905, siendo uno de los templos más grandes de todo el estado.

    Otro atractivo arquitectónico de la comunidad es la Exhacienda de San Nicolás de la Torre, una edificación del siglo 17, cuya imponente fachada todavía podemos observar; asimismo encontramos la Hacienda La Muralla, construida en el siglo 19 y que fungió como cuartel militar durante la Revolución Mexicana, en este sitio, que ahora funge como hotel temático, además de poder revivir el ambiente de los 1900, podemos ver todavía algunas construcciones en su estado original, donde aún quedan marcas de impactos de balas y cañones usados durante el movimiento armado que comenzó en 1910.

    Uno de los referentes más importantes de este municipio y quizá su personaje más ilustre es la mundialmente conocida muñeca de trapo fabricada por las comunidades indígenas del municipio. Oficialmente el 18 de abril del 2018, la muñeca artesanal de Amealco dejó de convertirse en solo un juguete y fue nombrada Patrimonio Cultural del estado de Querétaro, por representar la tradición y las raíces de los pueblos originarios. Fue así como Lele y Döntxu, originarias de Santiago Mexquititlán y San Ildefonso Tultepec, respectivamente, comenzaron su travesía por el mundo, convirtiéndose en un símbolo de nuestro país.

    ¿Qué hacer en Amealco?

    Visitar a Lele y Döntxu. En el centro de Amealco se encuentra el museo de Muñecas Artesanales, recinto que exhibe más de 300 muñecas, todas fabricadas de manera manual por artesanos de la localidad, además de hacer una recopilación de muñecas fabricadas en diversas partes del país.

    Probar el mole de la región. Una de las delicias culinarias más representativas de Amealco es el mole de guajolote, preparado con una receta que destaca el sabor de los diversos tipos de chiles que lleva.

    La muñeca Lele es un símbolo no solo de Amealco de Bonfil, sino de todo el estado de Querétaro. Foto: Especial

    Tomarte una foto con la Lele monumental. Con seis metros de altura, esta muñeca está disponible para todos los que quieran parar y tomarse una foto con ella. Se ubica en la comunidad de Santiago Mexquititlán, a unos 20 minutos de la cabecera municipal.

    Convivir con las luciérnagas. Entre junio y agosto puedes disfrutar de un espectáculo sin igual en el que las luciérnagas son las protagonistas, que se muestran en todo su esplendor. Las zonas con mayor avistamiento de luciérnagas se encuentran en las comunidades de La Cruz, La Soledad, San Bartolo, La Joya y Xajay, así como en algunos de los barrios que componen la comunidad de Santiago Mexquititlán.

    Articulos relacionados

    Siguenos

    Últimas entradas